Ayuntamiento de Lubián | La Tuiza, la romería de la patrona de la Alta Sanabria
15953
post-template-default,single,single-post,postid-15953,single-format-video,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.6,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.1,vc_responsive
 

La Tuiza, la romería de la patrona de la Alta Sanabria

La Tuiza, la romería de la patrona de la Alta Sanabria

Cientos de personas se acercan hasta Lubián para honrar a la patrona de la Alta Sanabria, que desfila en procesión por las inmediaciones del templo, en la romería de La Tuiza. Las gaitas y la gastronomía sanabresa son protagonistas en esta festividad religiosa que se celebra cada último domingo de septiembre.

La fiesta, en honor a Ntra. Sra. de las Nieves, contaba con enorme veneración de los segadores gallegos que, la ayudaron a construir y que, en su ir y venir a trabajar en verano a Castilla y León, se encomendaban a ella.

Miña Virxe de Tuiza
coidame os nenos
veño de segar de lonxe
e a naicida está nos ceos

Su primer emplazamiento estuvo en un paraje llamado “Cavados”, en el término de Chanos, aunque en el siglo XVIII fue traslada al actual. Cuenta la tradición que la capilla de la primera ermita fue reconstruida en su planta cuadrada piedra a piedra, correspondiendo con la actual capilla mayor y que la torre tiene la misma procedencia. Resulta improbable ya que a la vista del actual inmueble, como mucho se reaprovecharían algunos materiales en la construcción de la actual iglesia.​

En 1995 fue declarada bien de interés cultural con categoría de monumento. El edificio responde a un esquema barroco muy puro, con claras influencias galaico-portuguesas, sobresaliendo su torre, en la que son de admirar su cúpula y linterna, ornadas con rica decoración de volutas.

Cuando hace años, las gentes de Sanabria se dedicaban en su mayoría a la ganadería y los cultivos, acudían a la fiesta para vender los animales que no iban a necesitar en el invierno. Pero con el paso de los años, la tradicional Feria de Ganado se ha transformado en una Feria de Artesanía y Productos de la Tierra, donde se pueden degustar los platos típicos de estas reuniones como el pulpo o la carne asada.

Tras los actos religiosos, viene siendo ya costumbre estos últimos años, asar dos terneras que se

Como cada último domingo de septiembre, el santuario de la Tuiza volvió a ser un hervidero de gente y de fe. Cientos de feligreses se concitaron desde primera hora de la mañana en el santuario de Nuestra Señora de Las Nieves para rendir honores a la patrona de la Alta Sanabria.

En una soleada jornada de otoño, la dulce imagen de la Virgen arropando entre sus brazos al Niño de las Nieves volvió a recorrer los alrededores del templo barroco, declarado Bien de Interés Cultural. Así, engalanada con flores y escoltada por la música de la banda As Portelas de Lubián, la venerada patrona procesionó entre la batahola de la muchedumbre en el acto central del día. Por su parte, la Coral Polifónica Candea de Viana do Bolo fue la encargada de cantar la solemne misa oficiada en el interior del santuario, abarrotado por los devotos.

Fieles a la tradición, tras los actos religiosos, los cientos de asistentes a la romería degustaron el típico pulpo a feira en la Feria de Artesanía y Productos de la Tierra, otrora muestra de ganado, que en esta edición congregó sobre la explanada a catorce puestos de alimentación y manufactura con originales creaciones. Así, a orillas del río Tuela, los asistentes tributaron una nueva muestra de tradición y devoción a esta popular romería que en esta edición contó, además, con el maestro asador Karlos Ibarrondo para preparar la vitela saboreada en la merienda cena como colofón a la jornada festiva.

 

No hay comentarios

Publicar un comentario